El debate sobre el etiquetado del Mejillón llega a los concellos

27 November, 2014

La entrada en vigor el próximo 13 de diciembre de una nueva normativa de etiquetado que exime a las conservas marinas de informar sobre la especie y el origen de los ingredientes, está movilizando el tejido socioeconómico de la costa gallega. Asociaciones de mejilloneros, cofradías y diversas entidades sociales promueven más de una treintena de mociones en los plenos municipales para reclamar el apoyo a la propuesta del Consello Regulador do Mexillón de Galicia de solicitar en Europa un etiquetado del mejillón claro y veraz.
En la tarde del lunes 24 de noviembre el pleno de Vilanova de Arousa debatirá una moción en la que se solicita el apoyo del Concello a la campaña por un etiquetado del mejillón transformado y en conserva que indique la especie y el país de origen del producto. Asimismo, la moción solicita al pleno que inste al Parlamento de Galicia a intermediar ante la Comisión Europea y la Xunta de Galicia con el objetivo de que se modifique la legislación europea al respecto.

La misma moción ya ha sido debatida en los concellos de Rianxo y de A Illa de Arousa en las últimas semanas, y está previsto que seaa discutida en los concellos de Pobra do Caramiñal y de Poio el martes 25 de noviembre; en la Mancomunidad de Concellos de Arousa Norte, el jueves 27; y en el Concello de Vilagarcía el 1 de diciembre. En esta última localidad, está previsto además que tomen la palabra los promotores de la moción.

El debate sobre el etiquetado de los productos marinos continuará en las próximas semanas en los concellos de Carnota, Muros, Noia, Outes, Boiro, Ribeira, Cambados, O Grove, Meaño, Bueu, Pontevedra, Sanxenxo, Marín, Cangas, Moaña y Vilaboa, hasta completar más de una treintena de localidades.

Las asociaciones de mejilloneros y de mariscadores consideran que disponer de un etiquetado completo y veraz es una forma activa de proteger el empleo y los productos del mar de Galicia, diferenciándolos claramente de los productos foráneos. Además, la campaña también reconoce el derecho de los consumidores a obtener información clara sobre los productos alimentarios que adquiere.

El etiquetado de las conservas tiene un impacto directo en la industria del mejillón cultivado y transformado en Galicia, ya que son habituales los usos irregulares y fraudulentos de la mención del origen gallego. Así, el sector se ve gravemente afectado por la invasión de conservas anónimas de terceros países, que ocultan información al consumidor e intentan aprovecharse, por omisión o confusión, del prestigio y notoriedad de los productos del mar de Galicia en conserva o transformados.

Apoyos a la propuesta del Consello Regulador
Como consecuencia de la reciente reforma de la Política Común de Pesca, a partir del 13 de diciembre de 2014, los productos de mejillón en conserva procedentes de terceros países dejarán de estar obligados a indicar en el etiquetado el nombre de la especie envasada y su origen. Con todo, existe una posibilidad de modificar esta normativa, ya que la Comisión Europea presentará también en diciembre un informe sobre la legislación de información alimentaria, en el que se pueden proponer cambios. El informe afecta a aquellos productos donde el ingrediente principal representa más del 50% del alimento, como es el caso de las conservas de mejillón.

En el mes de mayo, el Consello Regulador envió a Bruselas una propuesta de modificación de la normativa para que se tuviera en cuenta en el mencionado informe. Asimismo, el Consello ha emprendido una campaña para recaudar apoyos entre las fuerzas políticas y sociales de Galicia. Así, la demanda ha sido trasladada a la Consellería do Medio Rural e do Mar, sin obtener respuesta hasta ahora, y a los partidos políticos con representación en el Parlamento de Galicia.

También se sumaron a la campaña por un etiquetado de los productos marinos claro y veraz, la Asociación Española de Denominaciones de Origen, la Asociación Europea de Productores de Moluscos (EMPA), la Unión de Consumidores de Galicia, el Consello Galego de Consumidores e Usuarios, y organizaciones sindicales (UGT, CCOO, CIG).